Inicio Contacto Mapa del sitio RSS
 
 
 
|
En San Luis
Trabajadores rurales recibieron anteojos y atención visual
En el marco del convenio firmado entre Exactas y RENATEA se le dio cobertura, a través del Programa de Salud Visual, a 748 personas en nueve localidades puntanas. Tambien se avanzó en la investigación sobre las enfermedades oculares del sector.

 

En el marco del convenio de colaboración firmado entre la Facultad de Ciencias Exactas-UNLP y RENATEA para dar atención visual y ocular primaria a los trabajadores agrarios a través del Programa de Salud Visual, los días 21 al 25 de Septiembre se trabajó en 9 localidades de la provincia de San Luis.

Se le dio cobertura en cuidado visual y ocular primario a un total de 748 personas de todas las edades, las cuales requirieron un total de 816 anteojos para corregir las ametropías encontradas. El 22% del total requirió ser derivada al segundo nivel de atención para la valoración, diagnóstico y seguimiento de signos clínicos encontrados que se corresponden con patologías de fondo de ojo, de córnea, de vías lagrimales, de cataratas, de conjuntivitis, de pterigion, de pinguecula y de glaucoma.

El trabajador agrario se encuentra expuesto muchas horas al día a las condiciones climáticas que además, son particulares de la región donde desempeña sus tareas.

La provincia de San Luis en general está representada por una marcada diversidad climática regional, presentando en general un clima de tipo continental seco, a partir del cual es posible obtener su temperatura anual media de 17º C y su media estival, correspondiente al período verano - otoño, de 23º C. En cuanto a las lluvias, se manifiestan más regularmente entre octubre y marzo, siendo abundantes durante el estío y prácticamente inexistentes durante el invierno. Tanto las temperaturas como las precipitaciones pluviales disminuyen de norte a sur y de este a oeste, determinando la variedad climática intrínseca a este territorio, siendo el viento otro importante factor influyente.

Caracterizado por veranos secos y calurosos, inviernos poco fríos y con escasas lluvias, el noreste de San Luis soporta además fuertes vientos provenientes del este, suroeste y noreste.

Estas características climáticas (clima seco y ventoso) sin lugar a dudas tienen influencia sobre la salud ocular del trabador y se corresponden con muchos de los signos clínicos encontrados.

Las hiperemias conjuntivales pueden ser producto de reacciones a la radiación UV, lo que da lugar a las conjuntivitis actínicas, a las degeneraciones conjuntivales llamadas pinguéculas, al pterigion que es una degeneración del colágeno de la conjuntiva bulbar que exacerba su crecimiento ante la exposición a la radiación UV.

La exposición a la radiación UV también tiene sus consecuencias negativas sobre el cristalino, ya que contribuye a acelerar el proceso fisiológico de opacificación, llamado catarata. Las cataratas disminuyen la agudeza visual hasta el punto de impedir que la persona pueda desenvolverse con normalidad en los quehaceres de la vida cotidiana, afectando su calidad de vida.

A los efectos de la radiación UV del sol, debemos sumar el efecto del viento, el cual hace que la película lagrimal se altere, no pudiendo cumplir con su función humectante y bacteriostática que presenta. Esto sumado a la irregularidad de la superficie del segmento anterior a causa de las patologías de la conjuntiva, hace que el parpadeo no sea suficiente para distribuir homogéneamente el film lagrimal en toda la superficie ocular, produciéndose zonas de ruptura lagrimal con la consiguiente sensación de ojo seco y el daño tisular secundario, configurando un círculo vicioso que empeora gradualmente las condiciones oculares descriptas.

Se encontró que la población examinada presentaba un promedio de 51% de pinguecula, un 28% pterigion y un 21% opacidad de cristalino con disminución de agudeza visual, en muchos casos severa.

Otro hallazgo importante fueron las alteraciones de los parámetros de normalidad del fondo de ojo, donde mayormente los signos clínicos encontrados se correspondían con retinopatías hipertensivas, diabéticas y papilas con características glaucomatosas. Estos hallazgos sumados a las anamnesis realizadas, dan cuenta del profundo estado de desatención de la salud general que también padecen las personas de las localidades abordadas.

Atento a  los realizado los profesionales determinaron que se requiere dar seguimiento a las derivaciones informadas a los efectos que los trabajadores agrarios puedan tener un diagnóstico médico de su estado general de salud y un diagnostico oftalmológico, a los efectos de acceder a los tratamientos y posteriores seguimientos necesarios que garanticen un estado de salud acorde a su condición.

Tambien sugirieron la provisión de anteojos para sol, con el filtro necesario para la protección de la radiación solar de la luz visible, la radiación solar invisible (UV-A y UV-B), los cuales también protegerán al trabajador agrario de los efectos nocivos del viento, relatados precedentemente.

 

Integraron el equipo liderado por l Dra laura Brusi : Lic. Agustín Alberdi,Lic. Julián Cabrera, Lic. Nicolás Gaddi, Optometrista Lady Arguello,Sr. Raúl Gestido,Sr. Guillermo Cejas,Sr. German ,aag,Sr. Mauro Pérez,Srita. Pilar García,Srita. Marcela Costanzo, Srita. Mayra Mujica,Srita. Vanesa Amrhyn,Srita. Tatiana Amrhyn,Srita. Lucia Cuñado

 

 

Actualizado el 06/10/2015