|
Artículo extraído del espacio web www.educ.ar
Aprendizaje colaborativo
Incorporar las nuevas tecnologías al aprendizaje colaborativo permite ampliar los medios de intercambio de información del alumnado creando nuevos espacios de comunicación entre estudiantes y docentes.

Artículo en origen (click aquí)

Introducción
La colaboración es un catalizador de conocimientos y muchos de los avances de los alumnos se logran gracias a la socialización en los procesos de enseñanza y de aprendizaje. Es importante comprender cómo esta socialización e interacción han cambiado su naturaleza al incluirse el uso de nuevas tecnologías, que han acelerado los procesos de comunicación y de toma de decisiones, haciendo muy diferente la dinámica de trabajo.

 

Definición
Es necesario definir dos conceptos; el aprendizaje colaborativo en sí y el aprendizaje colaborativo con la incorporación de la tecnología. 

Cuando se habla de aprendizaje colaborativo se entiende que es aquel que se construye a través de una interacción en un contexto social. Incluye elementos importantes, como la responsabilidad compartida y el establecimiento de consensos como meta común.

Para definir al aprendizaje colaborativo con la incorporación de la tecnología podemos decir que consiste en que dos o más personas compartan la responsabilidad de la construcción del aprendizaje, basándose en la interacción y la toma de decisiones, utilizando los recursos tecnológicos como mediadores de este proceso.

En ambos casos, la construcción del aprendizaje se basa además en la aplicación de conocimientos previos y el ejercicio del pensamiento crítico.

 

Características
Podemos mencionar varios aspectos importantes del aprendizaje colaborativo: 

1. Cooperación entre los miembros del grupo
Los alumnos trabajan en conjunto dentro y fuera del aula, y el método puede variar en cuanto a su organización desde poco estructurado por el docente, hasta muy estructurado, en lo que se conoce como aprendizaje cooperativo. Ya sea que el método esté poco o muy estructurado, el conocimiento es descubierto por los alumnos y transformado en conceptos con los que pueden relacionarse. Luego es reconstruido y expandido a través de nuevas experiencias de aprendizaje.

2.  Aprendizaje activo. Se basa en la experiencia directa y la interacción. Se establece una interdependencia que no debe ser competitiva.

3. Interdependencia positiva. Los miembros del grupo se necesitan los unos a los otros y deben considerar aspectos como el establecimiento de metas, tareas, recursos, roles, etcétera.

4. Responsabilidad. Todos los integrantes del grupo son responsables de hacer su parte del trabajo, pero además, deben dominar el todo.

 

METAS Y COMPONENTES

Metas en el aprendizaje colaborativo 

El aprendizaje colaborativo...

  • Promueve la interacción: mientras más medios de interacción se posean, más rica será la experiencia.
  • Valora la contribución individual de cada alumno que asume tareas y responsabilidades.
  • Desarrolla habilidades personales y de grupo tales como escuchar, participar, coordinar actividades, liderar, dar seguimiento, evaluar.
  • Invita a la autoevaluación, ya que el alumno necesita cuestionarse continuamente sobre su desempeño personal y el del grupo.

Componentes
En el aprendizaje colaborativo, los componentes que interactúan son:

  • alumnos.
  • docente.
  • recursos tecnológicos.
  • ambiente y condiciones administrativas.

 

ROLES Y COMPONENTE AMBIENTAL

Rol del docente
El docente es un tutor o facilitador que: 

  • está convencido de la bondad de este enfoque y decidido a adoptar los cambios que se requieran para implementar esta metodología.
  • ordena y guía el trabajo, orientando y retroalimentando en todo momento a los grupos y a los alumnos.
  • provee de recursos a sus alumnos y promueve el desarrollo de habilidades.
  • selecciona adecuadamente el recurso tecnológico que permita un mejor desarrollo de la tarea propuesta en un ambiente interactivo, creativo y colaborativo.
  • introduce los temas que se abordarán y los problemas que se deben resolver con claridad y precisión, cuidando que emanen de los intereses de los alumnos.
  • se asegura de que los alumnos cumplan con los prerrequisitos académicos y de destrezas tecnológicas.
  • ayuda a los alumnos a realizar una reflexión metacognitiva (¿Qué aprendí? ¿Cómo lo aprendí? ¿Cómo puedo aplicarlo?) acerca del trabajo realizado, con el fin de discutir cada una de las etapas del proceso y optimizar trabajos futuros.

Rol del alumnado
Los estudiantes deben mostrar una actitud de comunicación y de participación, por lo que:

  • deben trabajar en equipo para cumplir el objetivo común.
  • son responsables de hacer su parte del trabajo y compartir lo que hayan investigado con los demás, de manera que todos dominen el conjunto del proyecto.
  • deben intercambiar información, razonamientos y puntos de vista para fomentar la retroalimentación entre los miembros del grupo.
  • deben colaborar en los procesos de dirección, toma de decisiones, comunicación y manejo de las dificultades que se presenten.
  • los miembros del grupo deben fijar objetivos para el corto y largo plazo. Deberán revisar periódicamente su cumplimiento, identificando los cambios necesarios, con el fin de optimizar sus acciones en el futuro.

Es importante señalar que no todas las tentativas en el aprendizaje colaborativo tienen éxito, ya que bajo ciertas circunstancias no se obtienen los beneficios esperados y los resultados pueden incluir conformidad, procesos inútiles, falta de iniciativa, malentendidos y conflictos. El docente debe estar preparado para aprender a identificar los aciertos y los errores para planear mejor el siguiente proyecto sin desalentarse.

Componente ambiental y administrativo
Existen elementos externos que pueden influir en el desarrollo del trabajo colaborativo, como lo son las políticas de la institución con respecto al traslado de los alumnos dentro de las instalaciones, al manejo de los horarios, a la asignación de tiempos de preparación para los docentes, la generación de espacios adecuados para la interacción de los alumnos, y muy importante, las políticas con respecto al uso de los medios tecnológicos y el acceso a ellos. 

Características de los equipos
El trabajo colaborativo incluye el trabajo en equipo, pero este por sí solo no constituye aprendizaje colaborativo si no cumple con ciertas características.

Aquí presentamos una tabla comparativa de los elementos que se manejan en el trabajo en equipo y en el trabajo colaborativo:

 


Trabajo en equipo

Trabajo colaborativo

Sujetos

  • Grupos heterogéneos
  • Grupos más homogéneos

Liderazgo

  • Líder designado
  • Compartido por todos

Responsabilidad del trabajo y/o aprendizaje

  • Individual
  • Compartida

Objetivo final

  • Completar tarea
  • De aprendizaje y relación

Rol del tutor

  • Hay un coordinador que toma las decisiones
  • Escasa intervención: observación y retroalimentación sobre el desarrollo de la tarea

 

En el aprendizaje colaborativo, la mejor manera de trabajar en equipos es cuando estos son moderadamente heterogéneos, ya que se permite la participación de todos los miembros y se facilitan las explicaciones y la interacción.

Una situación se denomina colaborativa si las parejas o equipos:

  • Están más o menos en el mismo nivel: existe simetría.
  • Tienen una meta común.
  • Hay un bajo nivel de división del trabajo.


Simetría
Puede ser simetría de acción, de conocimiento, de estatus, y se refiera a que los miembros del equipo posean características similares en estos aspectos. La simetría puede ser objetiva o subjetiva, y es importante destacar que las interacciones se ven afectadas por lo que un individuo percibe de sus compañeros, por ejemplo su estatus o su nivel de conocimientos. Una pequeña diferencia en este sentido puede ser aceptable, pero una gran diferencia puede ser motivo de conflictos.

 

Meta común
Se refiere a que no necesariamente los individuos de un equipo adoptan como meta una idea que se les ha propuesto, sólo por el hecho de que se les comunique. Debe existir un trabajo en el equipo para que esta meta sea realmente adoptada por todos sus miembros y, en muchas ocasiones, la causa del fracaso es una falta de consenso inicial que ocasiona que cada individuo trabaje en dirección a lo que el "interpreta" como meta del grupo.

 

Grado de división del trabajo
Existe una diferencia entre cooperación y colaboración: en la cooperación, los compañeros se dividen el trabajo, resuelven las tareas individualmente y luego juntan los resultados parciales en un resultado final. En la colaboración, los miembros del equipo realizan el trabajo juntos y existe una baja división de la labor. Sin embargo, puede ocurrir una división espontánea aun cuando dos personas realizan el trabajo juntas. Por ejemplo, un integrante asume la responsabilidad de los aspectos sencillos de la tarea, mientras que el otro se centra en los aspectos estratégicos.

En la división del trabajo colaborativo las acciones de todos deben estar altamente entrelazadas y un sujeto monitorea al otro. En el modelo cooperativo, las subtareas son independientes.

En el aprendizaje colaborativo los roles varían constantemente, por ejemplo, el evaluador se transforma en evaluado. En la cooperación, la división de la labor es fija y se determina al iniciar el trabajo.

 

PROCESO

Primera fase. Planificación


Esta fase incluye:

  • el establecimiento de metas.
  • la decisión sobre cómo agrupar a los estudiantes.
  • la definición de la situación de aprendizaje.
  • la definición de las actividades, productos, materiales y recursos.
  • el establecimiento de los criterios e instrumentos de evaluación.

 

1. Establecimiento de metas
Siempre que se trate de planear una estrategia de aprendizaje debe partirse del establecimiento de metas, que se derivan en un primer momento de un contenido académico. En este tipo de estrategias, es mucho mejor cuando se involucran contenidos de diferentes materias que se relacionan y que permiten hacer más rico el trabajo de los alumnos, al ampliar el rango en que se pueden mover.

El docente deberá delimitar los alcances del contenido con el que trabajarán sus alumnos y definir las metas referentes a contenidos académicos, a las habilidades, a las actitudes y destrezas computacionales que se van a desarrollar o ejercitar.

Este también es el momento de decidir cuán estructurado será el trabajo: puede ser que el docente defina todos los aspectos a incluir, o que permita a sus alumnos tomar las decisiones al respecto.


2. Decisión sobre cómo agrupar a los estudiantes
En el trabajo colaborativo, la manera de formar los equipos debe permitirles trabajar adecuadamente y por lo tanto debe planearse cuidadosamente. Además de asegurar que se den la simetría, el compromiso con la meta común y el bajo grado de división del trabajo, es recomendable considerar:

  • El número de integrantes: generalmente en el aprendizaje colaborativo primero se trabaja en pequeños equipos (2 o 3 participantes), después en equipos más grandes (4 o 5 participantes) y finalmente con todo el grupo.
  • Establecimiento de roles: es importante considerar qué va a hacer cada miembro del equipo. Se necesita tener un esquema de división de funciones y en ocasiones resulta divertido para los alumnos que se les asignen "nombres" a los roles, como secretario, integrador, etcétera. NO NECESARIAMENTE tiene que decir quién desempeñará cada rol: es mejor que el mismo equipo lo decida, y que realice un cambio de roles periódicamente.

 

3. Definición de la situación de aprendizaje
En el aprendizaje colaborativo, toda experiencia instruccional debe comenzar con el planteamiento de una situación de aprendizaje, derivada de la vida real y que puede ser un caso de estudio, un problema a resolver o un proyecto a elaborar.

Debe determinarse en función de las metas del plan de estudios y las características del grupo con el que se trabajará. Igualmente, se deberá tener en mente qué aspectos de la tecnología se utilizarán.


4. Definición de actividades, productos, materiales y recursos
Una vez que el docente ha definido la situación de aprendizaje, debe dar a conocer a sus alumnos de manera clara y secuencial las actividades que van a realizar, los productos que deben entregar así como los materiales y recursos tecnológicos que van a requerir.


5. Establecimiento de criterios e instrumentos de evaluación
Como en toda estrategia de aprendizaje, el docente diseña con anticipación la forma en que va a evaluar tanto el desempeño y los resultados de los alumnos, como la propia secuencia instruccional.

Cuando se trata de evaluar el aprendizaje colaborativo, generalmente se toman en cuenta el desempeño individual y el desempeño grupal de los alumnos. Sin embargo, estudios recientes indican que también debe valorarse el proceso de la colaboración en sí, y se propone observar la manera en la que los alumnos:

  • emplean estrategias (interdependencia positiva de la meta, motivación entre pares, ayuda para aprender).
  • cooperan en el grupo.
  • identifican los criterios de éxito.
  • proveen ayuda.
  • intervienen en caso de problemas.


Asimismo, es muy importante tomar en cuenta:

  • la autoevaluación de los estudiantes.
  • la retroalimentación.

 

Segunda fase. Aplicación
Se recomienda seguir esta secuencia:

  1. presentación de la situación de aprendizaje.
  2. formación de equipos.
  3. definición de reglas del juego y asignación de roles.
  4. distribución de los materiales.
  5. trabajo en pequeños grupos: - Uso de estrategias. - Cooperación intragrupal.
  6. monitoreo y retroalimentación constante.
  7. Trabajo en plenaria.


Tercera fase. Evaluación
Se deben tomar en cuenta:

  1. los productos.
  2. la coevaluación y la autoevaluación.
  3. las conclusiones.

 

1. Productos
Esta tabla incluye algunos de los productos que el docente puede solicitar a sus alumnos cuando aplica alguna de las estrategias de aprendizaje colaborativo:

Estrategias de aprendizaje colaborativo

Método de Casos

Aprendizaje Basado en Problemas

Aprendizaje Orientado a Proyectos

1. Análisis del caso
2. Mapa conceptual
3. Plan de trabajo
4. Reporte de investigación
5. Propuesta y/o validación de soluciones
6. Presentación final

1. Mapa conceptual
2. Hipótesis del problema
3. Diagnóstico situacional
4. Plan de trabajo
5. Reporte de investigación
6. Propuesta de la o las posibles soluciones
7. Autoevaluación
8. Presentación final

1. Plan de investigación
2. Diseño del plan
3. Presentación del proyecto
4. Autoevaluación

 

2. Coevaluación y autoevaluación
La coevaluación se refiere a la valoración del trabajo de los compañeros, como parte del grupo de trabajo, y su aportación.

La autoevaluación es individual y le servirá al alumno para situarse con respecto a sus propios resultados.

Es importante que el docente dedique tiempo para explicar detalladamente a sus alumnos cómo van a autoevaluarse y a evaluar a los demás. Se recomienda emplear formas sencillas, claras, que estén de acuerdo con la experiencia de los alumnos para que puedan contrastar y comparar sin dificultades.

 

3. Conclusiones
Es conveniente que se realicen en plenaria las conclusiones sobre la calidad del aprendizaje y la dinámica de trabajo, para hacer conscientes a los alumnos de cómo se desempeñaron tanto en sus equipos como en lo individual. Esto es la base de un proceso de mejora continua que resulta en la identificación de los ajustes que deberán implementarse en futuros trabajos.


RECOMENDACIONES

  • Asegúrese de retroalimentar a todos los equipos durante el trabajo.
  • Registre las observaciones que haga sobre las habilidades que ve en sus alumnos y anote cualquier evento que le parezca necesario comentarles o considerar para la evaluación.
  • Planee actividades de motivación para introducir a los alumnos a este modo de trabajo.
  • Comente experiencias concretas antes de introducir ideas abstractas o procedimientos.
  • Utilice técnicas como completar la frase, encontrar un error, pensar una pregunta o generar un ejemplo para verificar que se han entendido las explicaciones o demostraciones, de usted o de los alumnos.
  • Si va a aplicar un examen, organice actividades para revisar los contenidos.

 

Actualizado el 30/08/2017