Inicio Contacto Mapa del sitio RSS
 
 
 
|
Quimica
Cuando la solución es el problema
La Química y la Ingeniería Química pueden ofrecer la solución a muchos desafíos, pero los productos químicos también pueden ser parte del problema. ¿Es posible llevar a cabo un proceso químico de manera segura y eco-amigable?

No hay dudas que la Química ha sido y es la responsable del bienestar, comodidad y mejoramiento en el nivel de vida que actualmente disfrutamos. Las industrias tienen un rol importante en lo que respecta al desarrollo de procesos químicos para la producción. Sin embargo recientemente se ha tomado conciencia de la posibilidad de agotamiento de los recursos naturales empleados como materias primas, así como también de la contaminación que genera el uso no controlado de fertilizantes, plaguicidas y la producción de desechos sólidos tanto radioactivos como químicos. Es así como a lo largo de los años, el costo ambiental que trajeron aparejados estos desarrollos tecnológicos se fue agravando. Actualmente la contaminación atmosférica, la producción de gases de efecto invernadero, la destrucción de la capa de ozono, la lluvia ácida, la contaminación del agua, suelo y aire, se volvieron cosa de todos los días.

El modelo de enseñanza convencional de la química no suele tener en cuenta el funcionamiento de los ecosistemas, toxicología, farmacología o fisiología humana. Existe una gran necesidad en lo que respecta a la producción de materiales cuyos procesos involucrados tengan en cuenta los aspectos anteriormente mencionados. Bajo este contexto, en los años ´90 ha surgido un concepto innovador dentro de la Química tradicional que es llamado Química Verde. Su principal objetivo es diseñar nuevos procesos o convertir los ya existentes en otros que sean más benignos con el medioambiente. De esta manera, la Química Verde puede definirse como la Química que utiliza de manera eficiente la materia prima, elimina la generación de residuos y evita el uso de reactivos tóxicos y/o peligrosos en el proceso de producción.

Los principios que propone proporcionan un marco para diseñar y desarrollar nuevos materiales y procesos que sean benignos con la humanidad y su entorno, considerando factores medioambientales, sociales y económicos:

 

1)      Es preferible prevenir la formación de residuos en lugar de tratarlos una vez formados.

2)      Se deben diseñar métodos de síntesis de modo de maximizar la incorporación de todos los materiales usados durante el proceso dentro del producto final.

3)      Emplear metodologías que generen productos de toxicidad reducida.

4)      Generar productos eficaces de baja toxicidad.

5)      Reducir el uso de sustancias auxiliares.

6)      Minimizar el consumo energético.

7)      Utilizar materia prima renovable.

8)      Evitar la formación de derivados.

9)      Emplear procesos catalizados selectivos.

10)   Generar productos biodegradables.

11)   Monitorear de los procesos.

12)   Minimizar el potencial de accidentes químicos.

 El desarrollo de tecnologías más amigables con el ambiente (tecnologías limpias), la disminución de los desechos producidos (materia o energía que se genera en un proceso y no tiene aplicación) y un incremento en los procesos que emplean materiales reciclados, permitirán lograr un desarrollo equilibrado con crecimiento económico, equidad social y utilización racional de los recursos naturales con el fin de satisfacer las necesidades de la población actual sin comprometer la capacidad de futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades, lo cual se conoce como sustentabilidad.

Poco tiempo después al surgimiento del concepto de Química Verde, el mismo ha sido adoptado a nivel internacional dando lugar a la creación de cientos de programas e iniciativas gubernamentales e industriales. Actualmente se observa un creciente interés de parte de la industria y las universidades por los principios que propone este tipo de Química la cual combina los procesos empleados con la prosperidad económica, responsabilidad social y el cuidado ambiental.

Autoras: María Belen Colombo-Maria Dolores Morales

 

Actualizado el 17/02/2016