Inicio Contacto Mapa del sitio RSS
 
 
 
|
Exactas es pionera en el estudio del cannabis
La planta que da que hablar desde hace 8000 años
En el laboratorio de Investigación y Desarrollo de Bioactivos (LIDEB) investigan sobre epilepsiadesde hace miuchos años. Actualmente estudian el cannabis, como alternativa de tratamiento en los casos de epilepsia refractaria.
Dr. Luis Bruno Blanch

Uno de los objetivos principales que busca el equipo, liderado por el Dr. Luis Bruno Blanch, es generar procedimientos racionales en el control de la producción del cannabis, para su utilización medicinal. Y, paralelamente, conseguir que el Estado establezca una serie de protocolos para generar una base racional en su uso. En la implementación del aceite cannábico hay pruebas que se han realizado  en las distintas fase de evaluación con resultados favorables, lo que indica el camino correcto y lleno de expectativas para su uso como medicamento.
La preocupación científica de este grupo de investigadores se condice con  la de las autoridades de la Facultad de Ciencias Exactas que destinó un espacio específico en el nuevo edificio, que se sumó recientemente al ya existente, para que funcione un laboratorio nuevo con un sector específico para cannabis. En este sentido se están gestionando recursos, señala Luis Bruno Blanch, para poder equipar dicho laboratorio con tecnología de punta y poder producir sustancias de referencia que permitan el control de cualquier variedad de cannabis, como sus posibles contaminantes. Y este es un factor clave en el desarrollo de la investigación porque cada partida se debe contrastar con estos patrones estándares para saber qué calidad posee la planta.

Cannabis medicinal; un tema complejo.
Estudiar una planta es, desde la perspectiva científica, un tema complejo; pero hacerlo con el cannabis lo es más aún; es que este arbusto milenario posee numerosas moléculas que hacen que, cuando se produce el aceite cannábico,  existan más  de 800 compuestos de las cuales dos son los más conocidas; el THC y el cannabidol. Este escenario demanda que sea, precisamente, la perspectiva científica la encargada de decirnos en qué medida contribuye a que sea utilizado con fines terapéuticos, en qué situaciones y bajo qué perspectiva médica.
El Dr. Bruno Blanch señala que la UNLP apoyó la propuesta del equipo de investigación en el sentido de propender a separar los principios activos del cannabis para empezar a realizar  las evaluaciones clínicas pertinentes. Pero, además, nuestra universidad  con la  FCE y la Facultad de Ciencias Médicas, con el Dr. Marcelo  Morantes a la cabeza, fue la única Universidad que desde lo institucional se puso al frente del tema para contribuir a darle solución a un problema que afecta marcadamente lo social.
Para implementar esta nueva estrategia que aporta la ciencia  a favor de la salud, es clave el rol del Estado en su faceta de regulador; de lo contrario queda como libre albedrío de la población para que sea utilizado como un "preparado más" con todo el riesgo que ello implica, señalan los investigadores. Porque existe una necesidad concreta de saber que se le está dando a la población en términos de medicina.

Aquí, allá y en China También
La planta de cannabis desde su perspectiva formal es considerada, en muchos países, como "droga peligrosa" y sus estudios desde la perspectiva científica para contribuir a mejorar la salud queda reducida a un selecto grupo de países; entre los cuales Argentina está realizando notables esfuerzos para que sea tenido en cuenta como aporte concreto a la medicina.
Sin embargo esta planta  en China goza de una tradición casi milenaria en su utilización con fines terapéuticos; a tal punto que las crónicas mencionan que  ya se la utilizaba  desde el año 2737 a.C. Y aquí en la región; en nuestros vecinos países, Brasil, Chile, Uruguay entre otros, hacen esfuerzos denodados  para poder contribuir en la búsqueda de implementar este aceite para tratar enfermedades puntuales.
Es decir que si ampliamos la mirada tratando de identificar qué se está haciendo respecto del cannabis y su relación con la salud en nuestro país; la respuesta nos indica que,  con la sanción de la Ley 23.737  en 2017, que establece el uso medicinal de esta planta, se dio un paso fundamental para que la ciencia investigue de lleno sus propiedades y el Estado pueda contribuir, de esta manera, al conocimiento que permita el uso del cannabis como un medicamente para la salud de la población.
Sin embargo hay que señalar que frente a la implementación de una política represiva sobre el conocimiento ejercido durante el siglo XXI, se constituyó una de las más importantes razones  para no avanzar lo suficiente en el estudio de una planta que se conoce desde hace casi 8000 años.

Actualizado el 18/04/2018