Inicio Contacto Mapa del sitio RSS
 
 
 
|
Premio ArgenINTA para equipo del CIDCA
Distinguen al proyecto que busca agregar valor al fruto del algarrobo
El uso de harina de algarroba disminuye la cantidad de azúcar refinado que se agrega a bebidas y panificados.
De izquierda a derecha: Cristina  Ferrero, Leonardo Sciammaro, Nancy Campos y Cecilia Puppo,

 

La Dra Cecilia Puppo, el equipo del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos de Exactas (CIDCA) y la productora santiagueña Nancy Campos  obtuvieron el primer puesto  en la categoría "Valorización de especies y productos típicos locales".

Con el premio ArgenINTA el organismo busca reconocer experiencias, emprendimientos e investigaciones que aporten a mejorar la calidad de los alimentos. Este año el reconocimiento fue compartido por proyectos que recuperan un producto del norte argentino: la harina de algarroba, como  "Agregado de valor al fruto del algarrobo del Noroeste Argentino", dirigido por Cecilia Puppo, vicedirectora de CIDCA, y "El Monte Santiagueño nos da alimentos sin Gluten" de la Universidad Nacional de Santiago del Estero.

 

Un proyecto con historia:

El trabajo sobre la algarroba comenzó con la tesis doctoral de Leonardo Sciammaro, quien junto a la directora de su trabajo, Cecilia Puppo, establecieron vínculos con la productora santiagueña Nancy Campos,  quien fue clave en el conocimiento del manejo del fruto y sus productos, aportando su "saber hacer".

Durante el trabajo que permitió doctorarse a Sciammaro, el investigador fue reemplazando los ingredientes no saludables de las barritas de cereales que circulan en el mercado, de modo de obtener un alimento más saludable. La harina de algarroba obtenida a partir de las vainas provenientes de Santiago del Estero resultaron una alternativa por demás interesante.

"El uso de harina de algarrobo en diferentes alimentos permite valorizar un fruto que hasta el momento está subutilizado para el consumo humano. Esta harina además permite disminuir en forma significativa la cantidad de azúcar refinado que se suele agregar a bebidas y productos panificados como madalenas y galletitas, convirtiéndolos en alimentos más saludables, que no sólo sirven para la dieta de personas celíacas, también contribuyen a disminuir las chances de desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) como obesidad, cáncer, entre otras", sostiene la doctora Puppo.

 

Volver a las fuentes

El dinero que recibirán por el  premio permitirá que la productora Nancy Campos pueda adquirir equipamiento para mejorar su producción, incorporando un molino, una sobadora que le permita laminar al masa y una amasadora. "De este modo desde la universidad devolvemos al comunidad mucho del aporte que nos brindan, tanto en el sostenimiento de la Universidad Pública como de los saberes ancestrales que nos brindan los productores para poder llevar adelante estas investigaciones, afirma la Dra Puppo.

Por otra parte, el desarrollo de este proyecto que fomenta  el uso del algarrobo permitirá a los agricultores rurales de la zona dejar de depender de semillas e insumos que no aseguran una buena producción o que no se adaptan a estas zonas áridas, explica la investigadora.

 

Hay futuro

El equipo del CIDCA continúa desarrollando otras investigaciones en busca de alimentos saludables, aprovechando los subproductos de especies del cordón hortícola de La Plata como el tomate y el alcaucil, buscando producir harinas enriquecidas en fibra y moléculas antioxidantes con los desechos de esas producciones.

 

Actualizado el 19/12/2018