Inicio Contacto Mapa del sitio RSS
 
 
 
|
Artículo publicado en el diaro El Día, el 2 7 de noviembre de 2017
Utilizan desecho de la caña de azúcar para la limpieza del arroyo El Gato
En el Centro de Estudio de Compuestos Orgánicos de la facultad de Ciencias Exactas, elaboran el proyecto para sanear uno de los principales cursos contaminados de la Región

Altamente contaminado y esterilizado en buena parte de su extensa cuenca, el arroyo El Gato vuelca en el río Santiago -que desemboca en el estuario del Plata- una cansina e incesante corriente saturada con pesticidas, solventes, fluidos cloacales, incluso fármacos y fertilizantes. Un grupo de científicos de la UNLP se propone contribuir con el saneamiento de ese tajo de polución que surca el territorio platense a partir de un recurso innovador: el uso de bagazo de caña de azúcar como agente de retención y filtración de sustancias indeseables.

Desarrollado por investigadores del CEDECOR (Centro de Estudio de Compuestos Orgánicos), perteneciente al departamento de Química de la facultad de Ciencias Exactas, el proyecto "explora enfoques originales", según se subrayó, ya que hasta el momento "no existen registros" de la utilización del principal residuo de la industria azucarera para generar material adsorbente de contaminantes a escala masiva.

A diferencia de la absorción, que implica la integración de una sustancia en un medio diferente, la adsorción se concreta cuando una sustancia soluble se adhiere a la superficie de un sólido, lo que permite retirarla del agua o medio líquido en el que se hallaba. Es el fenómeno en base al que operan, por ejemplo, los filtros con carbón activado granulado en su interior.

La iniciativa que avanza en el CEDECOR apuesta a la limpieza del Gato mediante adsorción, haciendo pasar su caudal a través de bagazo de caña modificado químicamente o "derivatizado".

"Se trata de un proceso económicamente accesible y poco oneroso" explica Patricia Allegretti, directora del proyecto, "ya que utiliza como insumo principal los residuos de caña que genera el proceso de fabricación del azúcar, que incluso representan un problema por su volumen en la provincia de Tucumán, y que podrían resultar muy efectivos como agentes descontaminantes".

UNA CUENCA RELEVANTE

Con una cuenca de 106 kilómetros cuadrados, que incluye sus afluentes Pérez y Regimiento, el arroyo El Gato desagua en el Río de La Plata a través del breve Río Santiago. Cruza las localidades de Abasto, Lisandro Olmos, Melchor Romero, San Carlos, La Granja, Las Quintas, Tolosa y Ringuelet.

Un trabajo reciente del Instituto de Limnología de la UNLP (ILPLA) reveló que en los humedales de su cuenca alta -cerca de Abasto- su condición ambiental es aceptable, pero "al límite" por el acecho de tierras de cultivo. En otros tramos, aguas abajo, más expuestos a la urbanización y modificación del cauce, está directamente muerto. Y el revestimiento en hormigón de una larga sección, por motivos hidráulicos, le dio en esos sectores su golpe de gracia ecológico.

Sin embargo, su purificación es esencial para mejorar la calidad de los vertidos en el Plata, actualmente cloaca y bebedero de nuestra región al unísono.

En el CEDECOR precisan que una de las actividades más prominentes como generadora de contaminación es la que se lleva a cabo en la zona de cultivo intensivo de verduras y flores. En ese ámbito "se identificaron dos tipos de contaminantes prioritarios: fertilizantes y plaguicidas (carbendazim, imidacloprid, prometrina, atrazina, cianazina, quinclorac, glifosato y otros); estamos hablando de químicos sumamente peligrosos, pues son tóxicos incluso en concentraciones muy bajas".

Allegretti detalló que "según datos suministrados por el grupo de investigación del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de la UNLP, en el mes de enero de 2015 también se detectaron en diferentes tramos del arroyo elevadas cantidades de DIBP o di-isobutilftalato". Este solvente es un aditivo utilizado en la industria plástica como flexibilizante, y también en aplicaciones vinculadas con la papelería".

Como si esto no fuera suficiente, un estudio del Centro de Investigación del Medio Ambiente de la UNLP (CIMA) puso de manifiesto la presencia de fármacos en descargas de efluentes cloacales -crudos o con tratamiento primario- provenientes de zonas urbanas ubicadas sobre el margen sur del estuario del Río de la Plata.

CALIDAD DEL AGUA

El proyecto del CEDECOR, acerca del que se sostiene que "beneficiará directamente a la población de la zona del arroyo El Gato con el mejoramiento en la calidad del agua, y también aliviará la problemática que tiene la provincia de Tucumán a partir de las enormes cantidades de bagazo generadas en cada zafra", no sólo prevé la adsorción de los compuestos contaminantes sino la puesta en práctica de estrategias para su posterior descomposición química y fotoquímica.

"Si bien este trabajo está orientado al Gran La Plata, los resultados de su ejecución podrán hacerse extensivos a otras zonas de cultivo intensivo" destacó Patricia Allegretti, "utilizando adsorbentes acordes con los contaminantes presentes en cada curso de agua".

El avance de la polución en los cursos de agua locales no sólo tiene efectos negativos en el terreno del paisajismo, la recreación, o la capacidad de conducción para desagotar los excedentes pluviales tras las tormentas intensas: es clave para la calidad ambiental. Los arroyos, pajonales, cañadas, zanjones y canales pueden acarrear veneno o purificación, y juegan un papel en la depuración del ecosistema, además de recargar las napas y distribuir nutrientes.

La iniciativa apuesta a filtrar el arroyo El Gato con bagazo de caña "derivatizado"

 

Actualizado el 29/11/2017